EL SENTIDO DEL LA VIDA 3.4

 

Después de la cena íbamos a acostarnos. Juliette se acercó y me dijo que no quería dormir sola. Nadie quiere dormir solo, lo comprendía.

– Está bien, dormiremos juntos, no hay problema – dije. Le di las buenas noches al viejo. Y le dije a Juliette que estaría ya acostado.  No tardó en llegar. Hacía mucho calor y estábamos sobre la cama a piel descubierta. Ella se puso de lado mirándome. Yo miraba al techo, relajado. Había sido un dia duro.

– Tienes los ojos tristes – Dijo.

– ¿Yo? Noo. Bueno. Quizás. – Titubeé. – A ti se te ve muy alegre.

– Si… no le doy muchas vueltas a las cosas, pero siento tristeza como todos. Todos queremos levantarnos con un zumo de naranja, un “croissant”, un café grande, el periódico y una hermosa y agradable compañía que te bese por las mañanas. ¿No te llega el periódico por las mañanas?.

– jajaja. No es eso. Me pregunto por qué no hago nada bien. No sé. Unos son buenos músicos, otros grandes padres de familia y esposos. Otros espléndidos amantes, pintores, estudiantes, …

– Tengo la sensación de que te rindes fácilmente. – A continuación fruncí el ceño y mis labios se apretaron tanto que casi desapareció la boca de mi cara.  – Todos esos que dices no han nacido aprendidos. Han trabajado por lo que les gustaba. Creo que te confundes si crees que puedes entrar en un centro comercial e ir cogiendo objetos hasta encontrar el que puedes dominar con tu don natural.

– Tienes razón. – Me estaba dando una lección. Si acaso creía que se iba a compadecer de mí, no fue así.

– A lo mejor no has encontrado lo que te motive lo suficiente. Nunca sabes. Claro que hay personas que disfrutan toda la vida de hacer algo que se les da bien o que han hecho para que se les diera bien, pero muchas otras lo descubren por casualidad.

 

Después de aquella lección, descubrí que Juliette tenía las cosas muy claras. Éramos diferentes y no entiendo que pudo manejar su conciencia para que lo dejara todo y se echase a la calle desnuda a buscar no se sabe qué.

 –          ¿Qué te hizo dejarlo todo por todo esto? – Pregunté. – Pareces fuerte. No eres el tipo de persona a la que se le engañe fácilmente.

 –          Eso averiguaremos. De todas formas, quizás no sea tan fuerte. No te equivoques. Necesito lo mismo que todos  y me falta lo más importante, compañía. Incluso estando rodeada de gente me siento sola. Estoy cansada, ¿qué te parece si dormimos?.

 –          De acuerdo. Es como volver a los campamentos de verano. Está bien hablar con alguien antes de acostarse. Que descanses. Mañana continuamos hablando. 

Imagen

Anuncios

EL SENTIDO DE LA VIDA. 3.3

EL SENTIDO DE LA VIDA. 3.3

Juliette llamó a la oficina donde trabajaba.
– Señor Gary, soy Juliette.
– ¿Dónde te metes? Te he estado llamando. Teníamos que haber publicado esta mañana sobre las primarias demócratas.
– De eso quería hablarle señor. Iba de camino a la finca donde se están encerrando cientos de personas.
– ¿Pero quién te ha dicho que fueras allí?. Tu trabajo …
– Lo sé – interrumpió Juliette – no iba voluntariamente, bueno si, pero no. Creo que sufrí un trastorno pero afortunadamente un hombre me recogió antes de llegar a la casa. Tiene que enviar a otra persona a las primarias. Aún estamos algo confusos pero mañana empezaré a trabajar.
– Esa noticia la cubre la señora Lisa. Tienes que hablar con ella. Anota su teléfono.

No pareció importarle mucho que Juliette no cubriera las primarias. De todas formas todos los años se decía lo mismo. Solo había que contrastar algunos datos con el gabinete de prensa del partido y lo demás era verborrea periodística. Que una de sus periodistas se viera involucrada en aquel caso daba un nuevo enfoque a la noticia. En el centro mismo del huracán.

Imagen

Tras trabajar toda la tarde nos sentamos los tres en el porche, al atardecer. Atábamos cabos. Lisa, la compañera de Juliette llegaría por la mañana y nos acompañaría a aquel misterioso lugar. Mientras tanto debíamos de aclarar y empezar a trabajar con hipótesis. Sabíamos que los dos habíamos visto aquel vÍdeo-mensaje y como nosotros, suponemos que  los demás también. A mí me había llegado en un correo electrónico con el asunto “¿Cuándo miras hacia delante que ves?”. Lo extraño es que solo abro correos que envíen mis contactos y este lo enviaba “Árin” pero no se por qué, lo abrí. Recuerdo que en la cabecera directamente se leía “la única razón por la que ahora estás aquí, es porque es una buena razón”. ¡Maldita sea! No entendía ni papa pero si no era un anuncio de lentes graduadas, ¿de que se podía tratar?. Directamente vi el vídeo.

EL SENTIDO DE LA VIDA. 3.2

Juliette salió al porche.
– Tenemos que saber que está pasando allí. – dijo, por primera vez sin sonreir.

– Primero debería saber que pasa aquí. – Respondí

– Haré una llamada a mi jefe, se lo explicaré y entenderá que quiera ocuparme de esto.

– Estamos juntos en esto Juliette. ¿Qué hace el viejo?

– Está viendo las noticias. Solo quedan un montón de periodistas agolpados a las puertas de la hacienda. Empiezan a llegar familiares de desaparecidos que se supone que están dentro y la policía se ha retirado.

– ¿Siguen entrando?.

– No, parece que no.

Giré la cabeza y a través de la ventana veía las noticias. Un hombre tapado con mantas y nervioso hablaba con los periodistas. Supongo que desconcertado, como nosotros. Un hombre probablemente afortunado que se quedó en el camino. ¿Quién sabe?.
– Voy a hacer algo para comer. – dijo Juliette – Saúl lo agradecerá.

– Te acompaño.

Cocinamos verduras frescas del huerto que el viejo tenía detrás de la casa. No era un huerto muy atendido pero al menos los guisantes tenían buen aspecto. En la mesa nos dimos  cuenta que éramos tres desconocidos. Pero a Juliette y a mi solo nos interesaba quién era ese hombre que nos daba cobijo, cuál era su historia?
– Saúl, ¿y tú familia? – Preguntó ella mientras se servía ensalada.

– Mi familia son las novelas del oeste. Mi madre vivió conmigo hasta que nos dejó.

– ¿No te sientes solo? – dije yo.

– Solo echo de menos ser un apuesto vaquero que conquista a las damas del pueblo donde imparte justicia. – sonrió.

Contó que vivió de una pensión del gobierno con la que ahora no contaba pero se las arreglaba para comer. Vendía e intercambiaba novelas con otros vecinos. A veces trabajaba transportando heno en la camioneta y así podía pagar el combustible. Lo que más deseaba era aprender a montar a caballo. Nunca conoció a una mujer que no fuera su madre y eso nos entristecía. Era un buen hombre y no merecía vivir solo.

Después de comer Juliette se quedó arreglando la casa y Saúl me enseñó donde guardaba sus herramientas. Allí había mucho trabajo ¿y qué mejor que pasar la tarde trabajando?. Mientras arreglaba el césped, Juliette hablaba con el viejo. De vez en cuando me acercaba a secar el sudor y beber un trago. Saúl empezaba a conocer el placer de estar acompañado y eso era lo peor de todo. Ahora conocía algo que antes nunca había echado de menos.

Imagen

EL SENTIDO DE LA VIDA. PARTE TERCERA. (incompleta)

La ducha de agua caliente era lo más parecido al Nirvana que había sentido nunca. Había llegado a la casa pero aún no había visto a Juliette. Por el camino, el viejo Saúl me dio una camisa y unos vaqueros que sorprendentemente se ajustaban bastante a mi talla. Quizás fueran unos viejos vaqueros de juventud de Saúl. Este tipo de prendas son eternas. Casi indestructibles. Antes de que pudiera preguntar nada ya habíamos llegado a su casa. Le hacía falta una mano de pintura, saltaba a la vista. Y quizás unos arreglillos de jardinería. Era una vieja casa de planta baja. En su dia hubiese sido blanca. Alrededor no había nada. Solo los postes que traían la luz aliviaban la claustrofobia de sentirse en medio de la nada.

 

Al salir de la ducha oí llamar a la puerta del baño. Juliette, vestida con un vestido ocre de pequeñas flores blancas estampadas, me tendía una toalla. Sonreía, como siempre. Tras secarme y vestir la camisa de cuadros y los vaqueros salí al salón donde Saúl estaba sentado en un sofá de tres plazas. Frente a él una mesa de madera y dos sillones orejeros de tela verde. Juliette apareció con una bandeja. Sobre ella llevaba una tetera y tres tazas. Cuando Juliette me vió, me invitó a sentarme con ellos. Bueno, lo cierto es que me lo ordenó. Tenía muchas preguntas para aquella extraña situación. ¿Quién es usted?, ¿Qué hace aquí Juliette?, ¿Qué hago yo aquí?, ¿No tiene whisky?. Muchas preguntas, pero estaba seguro que no hacía falta formularlas.

 

–          La encontré caminando al anochecer. – Explicó el viejo Saúl. – La traje a casa. Sale en las noticias y tenía que ayudarla.

 

–          Me fui sin pensar. – Interrumpió Juliette. – Solo quería caminar, no pensé en nada hasta esta mañana.

 

 

–          Lo entiendo, no te preocupes. Pero, ¿Qué sale en las noticias?, ¿de que hablas Saúl?. – Pregunté.

–          Toda la policía rodea una lujosa mansión a unas millas de aquí. Los helicópteros de las cadenas de televisión se pasan el dia grabando. Solo se ve entrar gente desnuda pero no les pueden impedir el paso. El caso es que en el momento que entran ya no se les ve salir. Los medios oficiales calculan que ya puede haber dentro más de doscientas personas.

 

–          Nosotros íbamos allí. – Aclaró Juliette. – sin saberlo.

 

 

–          ¿Dices que hasta la mañana del dia siguiente no pensaste en nada? – pregunté a Juliette. – Yo sentí al despertar la sensación de no estar en mi lugar.

 

–          Así es – Dijo Saúl, respondiendo por ella. – Cuando llegó a casa todo lo que decía era que encontraría el lugar donde estaban todas las respuestas. Que la humanidad estaba condenando el planeta. Que encontrarían la solución. Ya sabes… paparruchas. Cuando despertó al alba, lo primero que mencionó era que estabas solo, que debía buscarte, que eras un amigo.

 

 

En aquel momento no puedo negar que me emocionó que se preocupase de mi. Apenas estuvimos seis horas juntos.

 

–          Empiezo a entender que ¿el video que vimos, de alguna manera nos manipuló la conciencia?- Pregunté retóricamente. – y si es así y a todos esos que entran en ese lugar les sucede lo mismo, ¿qué les lleva a ese lugar?.

 

–          Nosotros íbamos en esa misma dirección. – añadió Juliette.

–          Saúl, ¿tiene whisky? – necesitaba un trago.

 

–          Claro muchacho. Y coge tabaco, puedes utilizar la pipa que está en el cajón del bar. Está sin usar.

 

 

Salí al porche y posé mi vaso en el alfeizar de la ventana. Encendí la pipa con una cerilla y solo miré las hojas de los árboles mecerse con la brisa. No pensé en nada, solo disfruté de la copa y el tabaco. Era demasiado para digerir de una vez.

Imagen

EL SENTIDO DE LA VIDA. PARTE SEGUNDA.

–          Me llamo Juliette. Estudié periodismo y al terminar entré a trabajar en el Washington post. Primero de becaria y luego con mi propia columna de opinión. Hasta hoy.

–          Mi nombre es Ben y no he sido buen estudiante. Trabajé de lo que pude. Mi vida ha sido un poco más desordenada.

–          ¿Crees que hay más como nosotros? –  preguntó Juliette.

–          Claro, no me sorprendió encontrarte y sería arrogante pensar que somos los únicos.

Estar desnudos nos hacía estar más cerca como personas. Como si la ropa fuera una coraza inventada para alejarnos unos de otros. Pero estar desnudos no había sido intencionado.  Caminando no hablamos mucho más. No hacía falta. No nos sentíamos incómodos ni desconocidos. Al fin y al cabo estábamos allí por lo mismo.

Caminábamos entre las risas de los niños que jugaban en el parque. Las oíamos y seguro que ella como yo pensaba en llevarlos a todos con nosotros. Al lugar que fuera al que íbamos, pero a un lugar mejor. Ella tenía una larga melena rubia ondulada y su piel era rosada. Tenía pecas y una sonrisa bonita. Lo sé porque no paró de sonreir. Yo sin embargo estaba más concentrado, no lo llevaba con tanta naturalidad. Analizaba todo a cada paso y a cada paso me convencia más de hacer lo correcto. Cada una de las cosas que el hombre había creado eran fascinantes. La energía, la comunicación, el transporte, el mercado, la música… No había error, desde el comienzo todo había sido concebido para terminar de una única manera. ¿Seres inteligentes?, si, pero genéticamente limitados.

–          Ben. ¿Por qué decidiste hacerlo? – Preguntó Juliette

–          Ben. ¿Por qué decidiste hacerlo? – Preguntó Juliette

–          Que pregunta. Tú estás aquí por el mismo motivo. ¿Acaso no viste el video?

–          Si, claro.  Pero, ¿tu familia?

–          Nunca he pretendido que mi familia entienda mi vida. Ni siquiera yo la entiendo, por eso estoy aquí. Y si te refieres a esposa y niños, no tengo. ¿Y tú Juliette?.

–          Solo tengo a mis padres. Estoy haciendo lo correcto. Les he dicho que viajaría al sur a cubrir las primarias de los demócratas.

Fue una decisión fácil después de ver el video en el que aparecían aquellas personas desnudas. Todos con caras  iluminadas de una forma especial. Al aire libre a las mujeres les mecía el pelo una suave brisa y los hombres hipnotizaban con la mirada serena.

“Los humanos somos parte de la vida. Los que han mantenido la búsqueda del sentido de la vida han errado, pero en su camino han creado. Perdieron el rumbo. Los que no buscan son partícipes de la destrucción. La humanidad no es lo que hoy es. No es un hongo ni una infección. No deberíamos ser bacterias devoradoras del planeta. Despojaros de lo no humano y salir en la búsqueda. Solo lejos de lo equivocado encontrareis lo acertado”.

De inmediato, como si hubiera tomado un elixir, arranqué los cables de los aparatos eléctricos, me desnudé y salí a la calle. Pero seguíamos caminando Juliette y yo sin saber a donde. Tampoco nos preocupaba demasiado. Me sentía como si ya no perteneciera a este mundo. Mientras dejaba atrás a los destructores, a los necios, a los condenados.

–          Juliette, tengo hambre.

–          Buscaremos comida de alguna forma. No podemos volver. – Dijo refiriéndose a nuestras vidas, con la lección bien aprendida. –

Recordaba un huerto a las afueras donde había árboles frutales y allí fuimos. La valla no impedía a las ramas servir la fruta al pie del camino y Juliette cogió una manzana. Recuerdo justo ese momento porque un anciano con un carretillo cruzaba el camino a lo lejos. Lo vimos y él se quedó mirando. Nos reímos tanto que fue como si no hubiera nada que uno no conociera del otro.

Dormimos, porque el calor era abrasador y la sombra apetecible. Muy apetecible. Bajo un árbol que no dejaba de sonar, como si fuera el mar. No se cuánto dormimos o mejor dicho, cuánto dormí, porque al despertar estaba solo. No me molesté en buscar a Juliette, ni gritar su nombre porque sabía que estuviera solo o estuviera con ella, se hubiese ido o se hubiese ausentado, volviera a verla o no, todo formaba parte del sentido de la vida.

Froté los ojos con las manos, me desperecé y salí al camino. Esta vez me sentía un poco más desnudo que antes. Pero no debía olvidar que había comenzado el viaje solo. Solo o acompañado, daba igual, pues el camino sería para mí único, lo que viese solo lo entendería yo como yo debiese entenderlo y donde llegase solo llegaría yo de la forma que hubiese llegado.

Estaba atardeciendo y seguía recto. Solo habían pasado un par de coches en el sentido que caminaba.  Cansado, decidí atravesar el bosque. Era el momento de ir buscando un lugar para pasar la noche. No tardé demasiado. En seguida encontré un pequeño montículo de tierra que me resguardaría del viento fresco de la noche. Afortunadamente era verano y no hacía falta arroparse mucho. En caso contrario no se como lo hubiese hecho. No soy un superviviente y allí no había más que ramas secas. No temía a los animales. Bueno, quizá a los más pequeños. Nunca fui muy amigo de las arañas pero ahora estábamos en el mismo equipo. Antes del anochecer paseé por los alrededores, pero sin alejarme mucho. Algo ridículo porque no guardaba nada de valor y podía dormir en cualquier lugar, pero no quería alejarme. Instinto. No había mucho que ver aunque me esforzaba en encontrar vida. Aún no se fiaban del humano supongo. Volví a mi pequeño terreno conquistado y me acosté. No tardé en dormir plácidamente.

Echaba de menos ducharme, vestirme, el café, las noticias. Habían pasado poco más de veinticuatro horas. Me lo tomé como el síndrome de abstinencia de  adicción a la rutina. No había dormido tan bien como esperaba. Tiritaba de frio y aún el sol no había hecho acto de presencia. Salté y agité los brazos y las piernas para entrar en calor. Estaba magullado por todo el cuerpo. Aquel lugar donde había dormido era duro y seco y los insectos habían encontrado un lugar perfecto en mi cuerpo para su banquete. ¡Maldita sea! – Pensé – ¿Qué estoy haciendo?, debo volver a mi casa. – Quizás el efecto hipnótico del video se había pasado. El momento de locura habría dado paso a la lucidez. Lo cierto es que nunca antes había hecho algo igual. Dejarlo todo para hacer algo inesperado. Ni siquiera un viaje. Siempre soñaba con viajar pero, tan adicto a la rutina, nunca lo había hecho. De momento no es que mi espontánea decisión me haya ofrecido nada mejor a lo que tenía pero al menos podía decir que había dormido desnudo en el bosque.

Volví sobre mis pasos para encontrar el camino por donde volver a la ciudad. No tardé en encontrar la carretera y esta vez sentía vergüenza. Temía ser visto y cuando escuché el motor de lo que parecía un camión corrí a esconderme como pude entre los arbustos. Cuando el camión o más bien, cuando la vieja camioneta llegó a mi altura se detuvo. Oí como se bajaba la ventanilla con un chirrido y escuché mi nombre. ¡Ben! ¡Sube aquí muchacho! Dijo una voz grave y rugosa.  Sorprendido eché un vistazo entre las ramas. ¡Ben! ¡Demonios, sube aquí, Juliette te está esperando en casa!. Sabía mi nombre, sabía que conocía a Juliette. Ese hombre de veras venía a por mí. Salí confiado, abrí la puerta de la vieja camioneta y subí de un salto. Conducía un hombre con una enorme barba gris y un gorra gruesa de cuadros, con orejeras de pelo abrochadas a ella. Antes de decir nada puso en marcha el viejo cacharro y dio media vuelta en sentido contrario a la ciudad.

Imagen

EL SENTIDO DE LA VIDA. PARTE PRIMERA.

Estoy completamente desnudo en un banco y veo pasar a la gente vestida con lujosos coches. Sonríen. Llegaron al mundo como yo, desnudos. El  seno en que nacieron y la genética les dieron, como a mí, las instrucciones.  La manera de afrontar los obstáculos y las lecciones de la vida estarán condicionadas. 

Y los pájaros, caballos, leones, bueyes, monos, jirafas, hormigas,…  Me gustaría ver como una leona se encuentra un sombrero en la sabana, lo mira y se lo pone. Pero no huele a comida y eso es lo que importa. No es irracional, solo que no huele a comida. Y su familia la quiere porque encuentra comida. Si llegase con el sombrero puesto discutirían  y ella no quiere disgustarse.

–          Claro que a ti no te importa lo que digan – diría el León – pero a mi sí.

Y depende de cual sea su genética o en el seno en que haya nacido. Pero su genética es la de una leona y nació en el seno de leones. Se quitará el sombrero.

Estaba desnudo. Era un parque de la gran ciudad y decidí pasear. Descalzo sobre la hierba se siente uno bien. No me importaban las miradas y los grupos señalando. Una señora me advirtió que iba a llamar a la policía.  De pronto me dí cuenta que había paralizado por completo la vida de aquellas personas. Ya no había nada más en sus vidas que yo y no era porque les hubiera pedido que me dedicaran su tiempo. Simplemente era una leona con un sombrero.

 

Pero dejé de prestarles atención. Miré alrededor y había altos edificios. Construcciones en las que nos sentíamos seguros con nuestras familias. Donde celebramos la Navidad y vemos las películas de historias que nos conmueven. No hace falta decir que al pararme a pensar en ello, el vértigo se apoderó de mí. Eso era el final de todo, la consecuencia.

 

De pronto, a lo lejos vi una mujer desnuda. ¡Qué afortunado! Está aquí por lo mismo que yo, seguro. Me acerqué y ella sonreía. ¡Hola! Le dije efusivamente. Ella  se levantó y me abrazó.  Paseemos…   

Imagen